web analytics

Los códigos bidimensionales y las diferencias entre los QR y los BIDI

En nuestro anterior post hablamos de la influencia de los códigos QR en nuestro día a día para obtener recomendaciones, obtener información adicional de un producto, una ubicación o incluso un catálogo. Todo ello gracias a su facilidad de uso, y a su gran disponibilidad en los smartphones que nos los ponen al alcance de la mano.

En nuestros cursos de códigos QR, la gran sorpresa siempre viene cuando los asistentes descubren que los QR y los BIDI son cosas distintas y que no dejan de ser dos tipos de códigos de barras bidimensionales de los muchos formatos que hay.

No son pocos a los que le cuesta aceptar que estos sean hijos de  los códigos de barras unidimensionales que tanto tiempo llevan entre nosotros y con los que tan familiarizados estamos por encontrarse en los productos que compramos.

Códigos Unidimensionales y bidimensionales

 

En realidad, los códigos bidimensionales se inventaron pocos años después de los  famosos codigos de barras o unidimensionales, y como referencia podemos tomar el  popularizado QR que todo el mundo identifica como algo novedoso y reciente que data de mediados de los 90 o el PDF-417 que todos usamos desde que en el año 2003 cuando la Agencia Tributaria lo hizo obligatorio en nuestra declaración de la renta.

El concepto de los códigos de barras es sencillo. No es más que una forma de representar información de forma visual para permitir su lectura automática, rápida y sin errores.   La principal diferencia entre unos y otros es la forma de representar dicha información y la cantidad de datos que son capaces de almacenar en el mismo espacio (densidad de información).

De la multitud de códigos de barras unidimensionales existentes destacan por su difusión y popularidad los EAN13 (en Europa) y UPC (en USA) por ser los que se usan para codificar los productos y que permiten almacenar 13 números. A estos le sigue el Code128 que permite almacenar 128 números.

Los códigos bidimensionales son una evolución lógica de los unidimensionales para paliar la necesidad de incluir más información, donde el código se lee en ambas direcciones.  Su funcionamiento responde a un grupo de códigos de barras, unos encima de otros para aumentar el contenido, que en el caso del QR puede llegar a contener hasta 7.089 números.

Diferencias entre un código BIDI y un código QR

Es frecuente que los medios de comunicación confundan ambos e incluso presenten las características de cada uno como si fueran el mismo, pero lo cierto es que son distintos.

Ambos son códigos bidimensionales, pero se diferencian principalmente en su densidad de información  y sobre todo su licencia de uso.

Código QR vs Código BIDI

Los códigos QR (Quick Response) tienen mayor capacidad de información y son más sencillos de reconocer en cualquier posición, aunque la característica más importante del QR es que es de código abierto y que sus derechos de patente (propiedad de Denso Wave) no son ejercidos, por lo que su uso es gratuito.

Es por este motivo por lo que son tan populares y existen multitud de herramientas para generarlos y para leerlos.

Por otro lado, los BIDI son códigos bidimensionales con menor capacidad de almacenamiento y más complejos de reconocer, pero lo más característico es que su uso no es gratuito y han de usarse herramientas específicas para su generación y lectura.

Aunque existen varios lectores que permiten la lectura de BIDI con dispositivos móviles, no todos los lectores soportan este formato debido a su coste y menor difusión .

Otros códigos bidimensionales:  DataMatrix y Microsoft tag

Tenemos que hacer una mención especial a los códigos Datamatrix por ser un estándar de uso muy generalizado en diversos sectores industriales y procesos productivos como el de automoción, microelectrónica y el farmacéutico.

Los códigos Microsoft Tag fueron inventados en 2007 para incrementar la densidad de información añadiendo colores a los códigos bidimensionales.

La invasión de los QR

Los códigos bidimensionales, principalmente el QR, están en pleno auge debido a la popularización de los smartphones.

La potencia de cálculo de estos dispositivos moviles, unida a una camara de alta calidad y acceso a Internet de banda ancha  ha hecho que estos códigos representen una herramienta ideal y para unir el mundo físico con Internet y el mundo digital, abriendo un abanico de posibilidades inimaginables hasta día de hoy sobre todo en el sector del marketing.

Sorry, comments are closed for this post.